Saltar al contenido

Cómo usar un irrigador dental

Como usar Irrigador Dental

Para los que no saben qué es un irrigador dental, es nada más y nada menos que un dispositivo que tiene como función emitir chorros de agua de manera que pueda brindar una correcta higiene bucal. Los hay de muchas marcas sin embargo algunas personas se cohíben de su compra por no saber cómo se utiliza.

Por esta razón te compartimos este artículo con las instrucciones precisas, para que no sigas dejando a un lado tan importante método de limpieza que tanto beneficia tu higiene.

Cómo usar un irrigador dental

A continuación te compartimos algunos consejos básicos pero muy importantes para hacer uso correcto de un irrigador dental. Si lo sigues paso a paso te ahorrarás muchos inconvenientes:

1.     Cepilla tus dientes y verifica el irrigador

Primero debes hacer la limpieza dental con tu cepillo como normalmente lo haces. Seguidamente toma el irrigador, debe ser llenado de agua. Previamente verifica cuanto es la capacidad de líquido que indica para evitar colocar más de lo necesario.

Toma el irrigador cuando ya esté lleno de agua y procede a colocar la boquilla en el aparato. Sin estos simples pasos no podrás comenzar con el proceso de limpieza.

2.     Primera parte de la limpieza

Introduce en tu boca el irrigador (en la primera área que limpiarás) te recomendamos comiences primero por la parte frontal de tus dientes, se debe colocar entre los dientes y la encía. Realiza el proceso de forma pausada para que puedas cubrir todos los espacios de tu dentadura.

Cuando lo hagas en la parte frontal de tus dientes hazlo con la dentadura cerrada, evitarás que te llenes la cara de agua. Si la mantienes abierta la presión del agua chocará con los dientes, encías y el agua comenzará a salir.

Ya estando en tu boca enciende para que comience a salir el agua, muévelo por el área que primero tomaste para limpiar, para luego pasar a las demás. Aprovecha para llegar a todas las áreas a la que tu cepillo dental no puede llegar.  Realiza el movimiento de arriba hacia abajo.

3.     La presión y las pausas

Regula la presión si la quieres alta o baja, cuantas veces quieras. Y haz pausas cuando sea necesario, así puedes ir verificando que todo se está limpiando correctamente. Te recomendamos comiences con una velocidad baja para que tus dientes comiencen adaptarse a la presión del agua y luego si puedes ir subiendo.

4.     Gárgaras y finaliza

Si notas que todo está limpio, realiza gárgaras en tu boca. Toma el irrigador, lávalo muy bien, luego seca el depósito donde se agrega el agua así como también la boquilla. Esto mantendrá tu irrigador limpio para luego usarlo sin problema.

Si cumples con estos sencillos 4 pasos, puedes tener por seguro que has utilizado de la forma correcta tu irrigador dental, por lo que tu higiene bucal ya no será la misma. Solo procura comprar un irrigador de calidad, para que el efecto final sea de alto nivel, y no como muchos modelos que solo son una pérdida de tiempo y dinero.