Saltar al contenido

Bótox una gran ayuda para relajar el bruxismo

botox para el bruxismo

El bruxismo, es el hábito involuntario de rechinar los dientes y apretar la mandíbula durante el sueño, y que ocasiona dolor de cabeza, oído y desgaste en la dentadura.

Aproximadamente entre un 5 a un 20 % de la población, presenta bruxismo habitual, aunque los especialistas indican que los exámenes rutinarios sugieren que hasta un 78% de los adultos, lo presentan desde la infancia.

Lo normal es que un adulto apriete la dentadura de 4 a 10 minutos en total, una persona que padezca de este hábito, puede hacerlo hasta 4 horas seguidas, mayormente durante el sueño, cuando es más difícil de controlar.

Bótox para el bruxismo

El químico alternativo mejor conocido como bótox, es una toxina llamada botulínica, proveniente de la bacteria Clostridium Botulinum, que por muchos años ha sido utilizado en la cosmetología para retocar las partes faciales.

Ya no sólo se trata de tratamientos para embellecer, sino que ahora es medicinal, puede convertirse en una inyección eficaz para calmar o disminuir los hábitos involuntarios, ya que se aprovecha de su capacidad para producir parálisis muscular y así utilizarla para ciertas enfermedades neurológica y no solo para medicina estética.

Nueva arma contra del bruxismo

Se preguntaran como este químico que se utiliza para la cosmética, ahora es utilizado para tratamientos medicinales. El secreto está en saber las reacciones que causa.

Los movimientos musculares ya sean causados involuntariamente o normales, son provocados por mensajes que los nervios envían a los músculos para contraerse y estas inyección, ayudan a que los músculos no se tensen.

¿Cómo se aplica la inyección del bótox?

Es una inyección que se aplica en los músculos motores de la mandíbula, perdiendo la movilidad, pero aún sigue estando sensible. Produce una parálisis neuromuscular inducida por el odontólogo.

Se aplica con precisión en la parte con mayor dolor, sin afectar el movimiento de masticar. Se requiere solo interrumpir el origen de la contracción, no todo el músculo.

Eliminando así, los dolores de cabeza causados también por el rechinamiento de los dientes.

En casos graves de bruxismo pueden requerir hasta 35 unidades, lo normal es utilizar entre 18 y 24 unidades de bótox en cada lado, para esto se utilizan anestesia local y no duele puesto que casi no se siente el pinchazo.

Función del botox a causa de rechinar los dientes

El bótox actúa como un bloqueador de esos mensajes, evitando así, que los músculos se contraigan involuntariamente ya que la toxina botulínica debilita dicha acción para disminuir los trastornos neuromusculares y a su vez evita las arrugas si se inyecta en los músculos de expresión facial.

botox bruxismo

El tratamiento alternativo ahora el bótox

Si bien es cierto, que la férula era uno de los tratamientos más eficaces para combatir el rechinamiento y de los trastornos de los músculos de la mandíbula aunque no es el más cómodo pero es funcional.

El bótox se aplica con pequeñas inyecciones en los músculos motores de la mandíbula, aproximadamente en 72 horas de haberse aplicado el tratamiento se puede notar la mejoría, ya que la misma disminuye notoriamente los movimientos involuntarios de la mandíbula.

Si se inyecta con regularidad, puede llegar a educar a los músculos para que dejen de apretar con la frecuencia en que lo hacen.

Antes de aplicar el tratamiento, se recomienda preguntar a su medico todo con respecto al bótox, aclarar que esperas de este tratamiento, para así poder recibir una orientación eficaz.

Duración del tratamiento bótox en mandíbula

Este tratamiento tiene una duración entre cuatro y seis meses por lo cual se recomienda luego de ese lapso, volver a las sesiones de bótox ya que la misma disminuye los síntomas pero no los desaparece definitivamente.